lunes, 11 de septiembre de 2017

Patrick Bokanowski

Progresar en lo que conocemos como animación es desafiar los límites que ha establecido la industria en este género. El trabajo de Bokanowski es un ejemplo de esto. No debemos olvidar que la animación es cine, una sucesión de imágenes construidas mediante diversas e infinitas técnicas que trascienden la realidad, la manipulan, la transforman. Podríamos decir que cuanto más cerca de lo real, más lejos de la animación. Curiosamente en la industria cinematográfica ocurre todo lo contrario: una vertiginosa carrera tecnológica hasta no distinguir entre lo real y lo irreal.
Patrick Bokanowski (Argel, 1943) desarrolla esa transgresión absoluta de la realidad y de la narrativa, utilizando la imagen en movimiento con toda posibilidad de manipulación técnica: la luz, la lente, la superposición, el deterioro, el dibujo, los efectos digitales... además de un impresionante diseño sonoro realizado por la compositora Michèle Bokanowski, su esposa.
Aquí pongo dos muestras de su filmografía: un fragmento de su película más representativa, «L'Ange» (1982) y un trailer de su último trabajo, «Un Rêve Solaire» (2016)